Música en tu Boda

música en la ceremonia

Ya sea civil o religiosa, es el momento más emotivo de todos. Y como en una película, la música hace aflorar los sentimientos y se convierte en el complemento perfecto del día que tanto tiempo lleváis preparando. En la ceremonia religiosa hay que adaptarse en cierto modo a la estructura y guión que conlleva el rito religioso. Por eso, lo más habitual es intervenir musicalmente en los siguientes momentos:

- Entrada del novio y la madrina. Este momento es a elección vuestra. Se puede interpretar casi cualquier pieza musical, siempre con el consentimiento del párroco.

- Entrada de la novia. Al igual que en la entrada del novio, podéis elegir la pieza que más os guste. Por supuesto, esta la habitual Marcha Nupcial, pero no tiene que ser vuestra única opción.. No lo olvidéis, con el consentimiento del párroco.

- Antes del Evangelio. En este momento, cuando los invitados han terminado sus lecturas, lo más apropiado es interpretar un Aleluya, ya que debe ser un fragmento musical breve y alegre.

- Rito del Matrimonio. En el momento del consentimiento, lo que se tiene que escuchar con claridad son vuestras voces, por eso no hay música aquí. Es justo después, en la imposición de los anillos y la entrega de las arras, cuando se interpreta un tema musical instrumental y suave, que acompañe el momento.

- Ofertorio. Sin duda la elección aquí es el Ave María. Por nuestra experiencia, podemos deciros que es uno de los momentos que los invitados no olvidan. Nuestra soprano interpretando el Ave María de Schubert, Caccini o Gounod es el complemento perfecto para conseguir una ceremonia inolvidable.

- La Paz. Una pieza de carácter alegre y duración corta, ya que es un momento que apenas dura un momento.

- Comunión. Aquí se puede disfrutar más tiempo de la música. Dependiendo de la gente que comulgue, se pueden interpretar uno o dos temas, que no tienen porque ser instrumentales exclusivamente. Dentro de la liturgia, la soprano puede interpretar aquí el tema Panis Angelicus de C. Franck o el aria Lascia ch'io pianga, de la ópera Rinaldo de Haendel, por poner algunos ejemplos.

- Firmas y Fotos. En este momento final, la liturgia religiosa ya se ha terminado. Es por eso que tenemos mayor libertad en la elección de los temas musicales que se interpretarán. Se pueden elegir temas cantados de Bandas sonoras, o éxitos del pop por todos conocidos, arreglados para nuestra formación. Por supuesto, también se pueden elegir temas instrumentales, con el piano y el violín como protagonistas.

Juan Pablo Segovia